Facebook Contacto

DEPRESIÓN

La Depresión también llamada Desorden Depresivo Mayor o Depresión Clínica es una enfermedad caracterizada por un desorden emocional muy serio. Causa síntomas graves que afectan desde cómo se siente o piensa una persona, hasta la manera en que realiza actividades cotidianas como dormir, comer o trabajar.

Hay diversas formas de depresión y se pueden presentar por distintas circunstancias:

Trastorno depresivo persistente:

También llamado distimia, es un estado depresivo que ha durado por al menos dos años. La persona diagnosticada con un desorden depresivo persistente podría tener episodios de depresión mayor con períodos de síntomas menos severos. En cualquier caso, los síntomas deben estar presentes por al menos dos años para ser considerado Desorden Depresivo Persistente. 

Depresión Post Parto:

Es un estado depresivo que muchas mujeres experimentan luego de dar a luz. Se caracteriza por sentimientos de pena extrema, ansiedad, cansancio extremo. Los síntomas son tan severos que las madres afectadas son incapaces de completar actividades cotidianas tanto para ella como para su bebé. 

Depresión Psicótica:

Ocurre cuando persona tiene una depresión severa sumada a alguna forma de psicosis, como creencias perturbadoras falsas, escuchar voces que otros no escuchan o alucinaciones. Los síntomas psicóticos típicamente se presentan bajo formas depresivas como pensamientos de culpa, enfermedad o pobreza. 

Trastorno Depresivo Estacional:

Se caracteriza por desarrollar estados depresivos durante los meses de invierno, cuando la luz natural es menor. Esta depresión normalmente se reduce durante la primavera y el verano. La depresión “invernal” se asocia a rechazar actividades sociales, aumentar las horas de sueño y aumentar de peso, de manera recurrente todos los años.

Síntomas de la Depresión:

Si has experimentado síntomas como estos la mayor parte del tiempo, todos los días por al menos dos semanas, podrías estar sufriendo depresión:

  • Sentimientos persistentes de pena, ansiedad o vacío.
  • Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
  • Irritabilidad
  • Sentimientos de culpa o inutilidad
  • Falta de energía y exceso de cansancio
  • Moverse o hablar más lento
  • Sentirse inquieto y tener dificultad para sentarse tranquilo.
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas o tomar decisiones.
  • Dificultad quedarse dormido, para despertarse en la mañana o dormir en exceso durante el día.
  • Cambios  bruscos en el apetito y el peso corporal.
  • Pensamientos sobre muerte, suicidio o intentos de suicidio.
  • Dolores corporales, de cabeza, calambres o problemas digestivos sin una causa clara o que no se pasan a pesar de recibir tratamiento.

No todas las personas que están deprimidas experimentan todos los síntomas. Algunas sólo unos pocos, mientras otras tendrán muchos. Sin embargo, si muchos de estos síntomas son persistentes y están acompañados de humor triste, es recomendable recurrir a un especialista de la Salud Mental para una evaluación.